LAS LATAS CELEBRA LA LLEGADA DEL VERANO

Se acercaba el solsticio de verano y con él las celebraciones de San Juan. En el barrio de Las Latas es ya tradición festejarlo por todo lo alto. Como os estaréis preguntando qué hicimos en esta fecha tan especial, ¡vamos a contaros!

Empezamos la jornada con un torneo de fútbol 7 en el que Las Latas F.C. jugamos contra dos equipos de Fundación Naif en el campo de Adelfas. El sol va calentando el terreno de juego en el que será el día más largo del año. Al poco tiempo, los dos banquillos de los equipos que están jugando ya están en otra localización improvisada a salvo del sol. Las familias al completo han venido a animarnos. ¡Nadie se quiere perder el último evento de la temporada! Los partidos transcurren con normalidad. Las Latas F.C. comienza a notar el cansancio que se acumula al ir jugando minutos contra rivales de más edad. Aunque eso no nos impide seguir dando el cien por cien como equipo. Después del torneo, aprovechamos para tomarnos unos refrescos entre las sombras que nos iba ofreciendo el parque. En esta época del año, la vegetación deja pasar sutilmente unos haces de luz color amarillo que rebotan en los arbustos y las flores de las plantas menos altas.

Por fin, después del merecidísimo descanso, charlamos entre las familias, amigos y vecinos sobre la actividad comunitaria que haremos por la tarde. Ésta no es otra que una yincana en pleno parque, un cuentacuentos y, para terminar, una magnífica batucada hecha, cómo no, ¡con latas! Ya ha llegado la tarde y la hora de más calor ha quedado atrás. Con la yincana ya montada comienzan a venir los y las niñas de Las Latas y algún otro de otro barrio que se apunta en el último momento. Después de acabar de mojarnos en el parque con la excusa del verano y la yincana, vamos a divertirnos y a aprender al cuentacuentos. ¡Está claro que el barrio está vivo y quiere celebrar!

Está atardeciendo en el barrio de Las Latas y los y las peques del espacio socioeducativo del proyecto de Las Latas están reunidos tramando algo. El primer jaleo lejano empieza a notarse, van llegando y nos sorprenden con su maquillaje y sus instrumentos totalmente artesanos hechos a partir de latas, imaginación y mucho amor. Las personas que se encuentran en las inmediaciones se acercan al oír la canción de Las Latas. Primero por la propia canción, después se quedan asombrados por la ornamentación de los instrumentos.

Pero lo que más engancha es el salero y el carisma con el que los chicos y las chicas de Las Latas van marchando en formación de batucada a un mismo son. Un son de alegría, de amistad y de identidad comunitaria. Un son con el que quedó inaugurado el verano:

¡Mira quiénes somos,

Las Latas!

¡Escucha cómo suena,

Las Latas!

¡Canta con nosotros,

Las Latas,

Las Latas,

Latas, Latas!