LA ALIANZA DE CIVILIZACIONES DE NACIONES UNIDAS CON LAS LATAS

La organización supranacional Alianza de Civilizaciones, dependiente de Naciones Unidas, visitó Madrid con un grupo de becarias y becarios procedentes de Oriente Medio y el Norte de África, en el marco del programa de encuentros de 2018.

Este programa, que tiene como tema central fomentar la resiliencia de los jóvenes para prevenir el extremismo violento y construir una paz sostenible, da la oportunidad a jóvenes líderes locales de viajar alrededor del mundo para mantener encuentros con personas clave con el objetivo de complementar su formación, abrir sus mentes y ampliar red de contactos.

Las y los becarios seleccionados, de acuerdo con su experiencia en el campo del activismo social, representan a diferentes entidades ciudadanas e institucionales tales como la Federación Scout de Egipto, la Universidad de Fallujah, la Agencia para las Migraciones de Naciones Unidas en Egipto, la Cruz Roja de Australia, la Organización Mundial para el Desarrollo de la Comunidad del Kurdistán, etc.

Dentro de este marco, la Alianza de Civilizaciones de Naciones Unidas contactó con Asociación Garaje por entender que nuestra experiencia en el uso del arte como herramienta educativa y como estrategia de ocio preventivo de violencias urbanas no sólo resulta innovadora, sino que puede ser reproducible en otros territorios y realidades alrededor del mundo.

El encuentro, que se llevó a cabo en el Salón de Plenos de la Junta Municipal de Distrito Retiro, contó con la presencia de Margarita Iglesias, Jefa de Área de Servicios Sociales, que dio la bienvenida al grupo y contextualizó el trabajo conjunto de Servicios Sociales de Retiro y de Asociación Garaje en el proyecto Las Latas.

La reunión resultó un agradable encuentro informal en el que explicamos nuestra metodología, fines y recursos, proyectamos el documental “Juventud en Tránsito” y charlamos acerca de las cuestiones relativas a la captación de participantes y fondos, así como de las necesidades de las comunidades más vulnerables de la sociedad.

Y, cómo no, cerramos el acto con rap, esta vez a cargo de la componente de “Tardes de Garaje” Safire, siendo la música la encargada de cerrar un acto plagado de interculturalidad, solidaridad y ganas de construir un mundo mejor.

SÁBADO DE ARTE URBANO FAMILIAR EN LAS LATAS

El verano es una etapa maravillosa para reconectar intensamente con las personas que menos vemos, los libros que tenemos más olvidados, los abanicos, las marcas del bañador y desconectar de nuestro ajetreado ritmo de vida. El final del verano es también el momento de echar de menos, de repensar nuestra rutina, de volver a vernos y de los cafés con amigos y amigas. Así nos hemos sentido en Las Latas tras nuestra breve pausa estival. Para volver a conectar nada mejor que ir de excursión y participar en el mural de grafiti comunitario que está teniendo lugar en Puente Pacífico, inmejorable excusa para volver a vernos, contarnos los respectivos veranos y ponernos al día.

El reencuentro es muy bonito. En una mañana de sábado muy espléndida de luz clara y una brisa fresca. ¡Nos encanta septiembre!, ¡qué alegría vernos de nuevo! Mientras esperamos a las últimas compañeras que están llegando a la cita, nos pasamos revista como está mandado. Las aventuras, las novedades, los futuros proyectos, etc.

Al llegar a Pacífico Puente Abierto nos remangamos camisetas y pantalones y continuamos los diseños de otros vecinos y vecinas, hay que decir que de una manera bastante original y sujeta a cánones livianos y muy difuminados. Es maravilloso ver a abuelas y a nietos pitando juntos. Nietos que, en este caso, pintan emocionados antes incluso de saber hablar. Los niños y las niñas disfrutan del barrio y de la compañía de las familias. El ambiente es muy agradable y todo nos invita a estar relajadas y recrearnos en el momento. Adultos, adultas, niños y niñas van aportando su pincelada artística mientras cambian de lado para hablar entre sí, unirse a otras conversaciones y volver a aportar nuevos trazos de pintura al pilar del puente.

Después de una jornada de arte y llenas de pintura, nos volvemos para Las Latas. El tema de conversación ya gira en torno al comienzo de los proyectos ya comenzados y a la curiosidad que despiertan los nuevos. Se nota que las familias han cargado las pilas durante las semanas más cálidas del año y rebosan ganas de seguir participando, creando, aprendiendo y enseñando en el barrio de Las Latas.

LAS LATAS DISFRUTA DEL VERANO EN LAS BARCAS DEL RETIRO

Comenzamos con ilusión, hace meses, diferentes espacios que orbitaban en torno a Las Latas. Con la temporada fría a las puertas, los espacios del equipo de fútbol, el taller socioeducativo y los entrenamientos personales vieron la luz.

El apoyo con las materias escolares; las primeras manualidades ingeniosas; los primeros contactos con el balón y con el equipo; los primeros entrenamientos personales al aire libre; y la compañía que nos hacíamos. Así fue como empezamos a conocernos.

También empezaba el curso de monitores de ocio y tiempo libre. Lleno de futuros y futuras educadoras del distrito que acudían a su cita por las tardes a seguir explorando los diferentes caminos de la educación.

Poco a poco, la pensada rutina diaria comienza a entrelazarse con diferentes saraos, conciertos, competiciones, eventos culturales… y es que cuesta creer que en sólo unos meses participáramos en la creación e impulsión de Pacífico Puente Abierto; en las fiestas populares; en el vídeo fórum feminista; en diferentes torneos de fútbol; en la noche de San Juan; en la creación del escudo de Las Latas y en sus equipaciones deportivas; en el álbum de cromos de Las Latas F.C.; en las actividades de ocio cultural de Atocha; y otras tantas que se quedan en el tintero.

Hoy recordamos con cariño estos meses desde las barcas de El Retiro. Hoy sonreímos mientras nos volvemos a contar las anécdotas que nos hicieron amigas y amigos.

Hoy nos mece el agua mansa mientras imaginamos el futuro con ilusión.

 

LA SEXTA SE HACE ECO EN SU INFORMATIVO DE LAS LATAS

Aunque ya habían venido a grabarnos al estudio con antelación, no dejamos de sorprendernos y alegrarnos cuando nos vimos el día 3 de julio en los Informativos de La Sexta.

La cadena de televisión quiso mostrar parte de nuestro proyecto dentro de una pieza sobre la cooperación público-social entre el Ayuntamiento de Madrid y entidades de la sociedad civil, en este caso Asociación Garaje.

“Es algo que crea mucho compañerismo y ayuda a trabajar en equipo”, dice nuestro compañero Denver en el reportaje sobre el espacio de rap del proyecto Las Latas. No esperéis más, ¡dadle al play!

APRENDER A ENSEÑAR EN EL PROYECTO LAS LATAS

Por Esther Melguizo

Todavía recuerdo el primer día del Curso de Monitora de Ocio y Tiempo Libre. Lo recuerdo con timidez, una timidez que me caracteriza, y en parte eso es uno de los motivos por los que decidí apuntarme. A medida que pasaba el tiempo fui cogiendo confianza en mí misma y poco a poco me animé a participar.

En las prácticas del curso en el proyecto Las Latas, mi participación se intensificó. Me gustó planificar y posteriormente intervenir. Gracias a la planificación de actividades comunitarias, he aprendido a valorar la importancia de la planificación. Muchas veces se tiende a la improvisación, pero creo que todo resulta más fácil cuando todos los cabos están atados. Al intervenir he puesto en práctica habilidades comunicativas y sociales, sobre todo la asertividad: el saber cómo decir las cosas adecuadamente (por ejemplo, al decirle a un niño o a una niña que tiene que mejorar algo), la paciencia (al comprender que cada peque tiene unos ritmos concretos y que no se puede exigir más), y la autorregulación emocional (por ejemplo, al saber expresarse cuando estás nerviosa).

Además, he tenido contacto con un ámbito importante al que se dedica la Educación Social: el Ocio y Tiempo Libre. He aprendido cómo el ocio es un espacio oportuno para la educación, aunque a veces la sociedad piense lo contrario. Desde espacios no formales como el que ofrece el proyecto Las Latas, es incluso más fácil que se construyan aprendizajes. Además, se adquieren de una forma casi sin ser conscientes, algo que valoro de forma muy positiva. También, respecto a la Educación Social, a lo largo de mi participación en Las Latas he podido profundizar en la perspectiva de género e incluirla en la práctica profesional.

Por otro lado, he aprendido que siempre debe haber un espacio destinado a la creatividad, algo que Asociación Garaje siempre pone en práctica, de una u otra manera. Es un espacio que existe para que todas nuestras ideas locas fluyan y se ordenen: nos hace libres. También he aprendido sobre el terreno conocimientos, técnicas y recursos para llevar a cabo la práctica profesional, más allá de lo que se estudia teóricamente, y gracias también a la supervisión de las y los profesionales de Asociación Garaje.

Para terminar, en cuanto al trabajo en equipo, lo valoro como especialmente bueno y enriquecedor. Nos hemos comunicado en todo momento de manera adecuada y por ello considero que ha sido una buena forma de aplicar la parte teórica del trabajo en equipo. Así que, creo con certeza que ha habido un progreso importante en mí y sé que en futuras prácticas profesionales como monitora iré adquiriendo experiencia y soltura, así como empleando todo lo que he aprendido en el proyecto Las Latas.

LAS LATAS PARTICIPA EN “RETIRO EN POSITIVO”

Último día del mes de junio de este extraño verano madrileño que se nos ha plagado de nubes. Vecinas y vecinos de Distrito Retiro se reúnen, una vez más, bajo el puente de Pacífico, esta vez convocados por la iniciativa “Retiro en Positivo”. El objetivo es dar a conocer y conocerse, mostrar y dejarse enseñar. Compartir experiencias artísticas, sociales, comunitarias. Procurar, al fin, tejer colectivamente una red ciudadana poderosa y consciente.

La plataforma ciudadana “Retiro en Positivo” la componen vecinas y vecinos de Distrito Retiro que pretende poner en valor su reconocido patrimonio histórico, social, deportivo y cultural (en el que se incluyen el Panteón de Hombres Ilustres, la Nave de Motores de Metro de Madrid, El Retiro, el Museo del Prado o la Cuesta de Moyano), así como otros activos ciudadanos tales como los cuarteles de Daoiz y Velarde o las inmediaciones de la plaza de Las Californias.

Asociación Garaje aprovechó la oportunidad para hablar del proyecto Las Latas junto a Adri y a Fermín, dos vecinos que no sólo participan de las actividades, sino que son puntales fundamentales de Las Latas. Su emotiva presentación dejó claro que Las Latas no sólo es un proyecto comunitario, sino que es un espacio de colectivo que deja una impronta afectiva en todas las personas que lo componemos. Además, a lo largo de la mañana intervinieron:

Asociación de Amigos de los Gatos del Retiro.

Asociación de Amigos de los Jardines del Buen Retiro.

Asociación de Comerciantes del Mercado de Pacífico.

Asociación Mujeres Progresistas de Retiro.

Asociación REIM.

Asociación Vecinal Los Pinos Retiro Sur.

Centro de Mayores Pérez Galdós.

Centro de Mayores Pez Austral.

Centro Social Seco.

Coral Polifónica de la Villa de Madrid.

Escuela Infantil Las Nubes.

Espacio Adolescente “A nuestro rollo”.

Espacio de Igualdad Elena Arnedo.

Real Jardín Botánico de Madrid.

Taller de Dinamización de Retiro.

Finalmente, pudimos disfrutar de las actuaciones flamencas del Centro de Mayores Pérez Galdós, la bellísima música tradicional de Sonidos de la Tierra y la Colla Castellera de Madrid. Y, como no, de paella, que une tanto o más que un buen proyecto social.

LAS LATAS CELEBRA LA LLEGADA DEL VERANO

Se acercaba el solsticio de verano y con él las celebraciones de San Juan. En el barrio de Las Latas es ya tradición festejarlo por todo lo alto. Como os estaréis preguntando qué hicimos en esta fecha tan especial, ¡vamos a contaros!

Empezamos la jornada con un torneo de fútbol 7 en el que Las Latas F.C. jugamos contra dos equipos de Fundación Naif en el campo de Adelfas. El sol va calentando el terreno de juego en el que será el día más largo del año. Al poco tiempo, los dos banquillos de los equipos que están jugando ya están en otra localización improvisada a salvo del sol. Las familias al completo han venido a animarnos. ¡Nadie se quiere perder el último evento de la temporada! Los partidos transcurren con normalidad. Las Latas F.C. comienza a notar el cansancio que se acumula al ir jugando minutos contra rivales de más edad. Aunque eso no nos impide seguir dando el cien por cien como equipo. Después del torneo, aprovechamos para tomarnos unos refrescos entre las sombras que nos iba ofreciendo el parque. En esta época del año, la vegetación deja pasar sutilmente unos haces de luz color amarillo que rebotan en los arbustos y las flores de las plantas menos altas.

Por fin, después del merecidísimo descanso, charlamos entre las familias, amigos y vecinos sobre la actividad comunitaria que haremos por la tarde. Ésta no es otra que una yincana en pleno parque, un cuentacuentos y, para terminar, una magnífica batucada hecha, cómo no, ¡con latas! Ya ha llegado la tarde y la hora de más calor ha quedado atrás. Con la yincana ya montada comienzan a venir los y las niñas de Las Latas y algún otro de otro barrio que se apunta en el último momento. Después de acabar de mojarnos en el parque con la excusa del verano y la yincana, vamos a divertirnos y a aprender al cuentacuentos. ¡Está claro que el barrio está vivo y quiere celebrar!

Está atardeciendo en el barrio de Las Latas y los y las peques del espacio socioeducativo del proyecto de Las Latas están reunidos tramando algo. El primer jaleo lejano empieza a notarse, van llegando y nos sorprenden con su maquillaje y sus instrumentos totalmente artesanos hechos a partir de latas, imaginación y mucho amor. Las personas que se encuentran en las inmediaciones se acercan al oír la canción de Las Latas. Primero por la propia canción, después se quedan asombrados por la ornamentación de los instrumentos.

Pero lo que más engancha es el salero y el carisma con el que los chicos y las chicas de Las Latas van marchando en formación de batucada a un mismo son. Un son de alegría, de amistad y de identidad comunitaria. Un son con el que quedó inaugurado el verano:

¡Mira quiénes somos,

Las Latas!

¡Escucha cómo suena,

Las Latas!

¡Canta con nosotros,

Las Latas,

Las Latas,

Latas, Latas!

 

LATAS CONTRA DRAGONES: LAS LATAS F.C. RECIBE EN ADELFAS A DRAGONES DE LAVAPIÉS

Es lunes y hace una semana que participamos en el torneo por categorías de fútbol sala de Lanzamos Pacífico, con bonito resultado. Es un día perfecto para mantener el nivel competitivo que llevamos tiempo perfeccionando. Esta vez nos acompañarán Dragones de Lavapiés, una iniciativa deportiva vecinal del barrio de Lavapiés que entiende el fútbol como una oportunidad para la construcción de comunidad. Nuestro rival, que viste de amarillo, luce un amplio banquillo y un cuerpo técnico muy dedicado. Su fama les precede y entenderemos el porqué en cuanto empiece el encuentro, va a ser un partido disputado y emocionante a partes iguales. Una vez llegan Dragones de Lavapiés al campo de Las Latas, en el Polideportivo Adelfas, no tardamos en ponernos al día, no en vano nos conocemos de diferentes espacios y somos todos amigos, amigas y gente conocida.

El ambiente distendido dura hasta que ambos equipos se dirigen a ocupar sus diferentes posiciones en el campo. Nuestro capitán, entonces, se dirige voluntariosamente hacia el otro equipo con una clara intención hospitalaria. Les ofrece balones para que puedan calentar realizar un calentamiento como si estuvieran en casa. También les indica dónde están los vestuarios y cuál es el grifo del agua más fresquita que hay en las instalaciones. Dragones de Lavapiés aceptan encantados todo lo que les ofrecemos. El ambiente de deportividad y de jornada recreativa está garantizado. Las familias ya están situadas en los bancos exteriores del campo, donde la sombra los cobija amablemente de un sol de justicia. Las pancartas están listas, las familias en pie muy atentas y la canción de Las Latas está sonando por primera vez en un evento comunitario. Todo ello acompañado por la gran presencia que aporta la enorme lona del escudo de Las Latas F.C.

El silbato da comienzo al partido con un pitido que retumba en los edificios colindantes. En el primer minuto, Las Latas F.C. deja obsoleto el empate a cero con el primer gol del encuentro. La ventaja inicial nos da algo de confianza y un leve margen para respirar algo más tranquilos, más aún cuando a los pocos minutos volvemos a materializar otra ocasión de gol. El inicio de la primera parte tiene un equipo que claramente está dominando el juego, pero acabará pronto. Dragones de Lavapiés no tarda en comenzar a imponerse con un estilo de juego ofensivo y que pretende aprovechar la más mínima oportunidad que consigan crear en campo contrario. Así es como comienzan a llegar los goles de Dragones al marcador. Se siguen sucediendo ocasiones a partes iguales. Las Latas pierde el liderazgo en el marcador para pasar a compartir un empate. Se van sucediendo los goles dando ventajas momentáneas a alguno de los equipos hasta que llegamos al descanso de la primera parte.

Al comenzar la segunda parte, Dragones de Lavapiés consigue una clara ventaja. Primero por un gol, después intenta amedrentarnos con varias ocasiones y consiguen otro gol más. No en vano acaban imponiéndose con un tercer gol de ventaja. El marcador ha pasado de un empate a cuatro goles a un cuatro a siete algo doloroso. Estamos ante una oportunidad para reforzar el trabajo en equipo y reconvertir la frustración en acción. El equipo no pierde el ritmo y enfría la cabeza. El plan está claro, hay que mantener un juego de toque por la banda derecha y mantenernos en las posiciones de cada uno. Es así como, poco a poco, comenzamos a tener ocasiones. No entran, pero es cuestión de tiempo. ¡El gol llega! Queda todavía un duro camino hacia la remontada, así que el capitán recoge la pelota y la vuelve a situar en el centro del campo, no hay tiempo para celebrar. Acaba llegando otro gol, estamos a tan sólo un gol del empate y quedan menos de noventa segundos de partido. El tiempo se va agotando fugazmente mientras parece que el juego avanza a cámara lenta. Dragones de Lavapiés recupera un balón, se dirige hacia nuestra portería y chutan fuera. Entonces Javier coloca el balón para hacer un saque largo a la otra portería. El equipo completo sube al ataque, quedan pocos segundos.

El saque largo atraviesa casi la totalidad del campo con un vuelo raso y poco parabólico. El primer bote se produce en una parte crítica del área contraria propiciando que el balón coja una altura y velocidad que lo dirigen peligrosamente cerca de la escuadra. El portero, que estaba algo adelantado y sin prever un saque de estas características, salta con todo su ímpetu para despejar el balón. La máxima extensión del salto no es suficiente para imprimir al esférico la fuerza necesaria para cambiar su inercia hacia una dirección fuera del arco. El balón acaba subiendo, pero no lo suficiente como para llegar a golpear el larguero de lleno y acaba entrando en la portería por toda la escuadra ante la atónita mirada de decenas de jugadores, los equipos técnicos y las familias. ¡GOL! Empate sufrido y caras que sonríen después de haber olvidado el individualismo y haber compartido en equipo el sacrificio, la generosidad y la empatía. La tarde nos ha dejado un momento precioso de deporte en comunidad y la suerte de poder compartirlo con un equipo tan bueno en lo humano y en lo deportivo, como lo ha sido Dragones de Lavapiés y con la vecindad del barrio de Las Latas, ¡gracias compis, la vuelta en Lavapiés!

FÚTBOL BASE EN ESTADO PURO: LAS LATAS FC SE ENFRENTA A NAIF EN ADELFAS

En Las Latas FC, durante meses nos hemos dedicado a generar equipo y profundizar en las amistades. A conocer a nuevas personas y a convivir en un entorno deportivo. En definitiva, hemos hecho muchas cosas y, por supuesto, un de ellas ha sido mejorar nuestro fútbol. Esta vez, os quiero contar cómo vivimos el primer partido que jugamos como locales en Las Latas, en el Polideportivo Adelfas, teniendo como equipo invitado al de nuestros compis de Distrito Retiro de Fundación NAIF.

Sol, una agradable temperatura mediterránea y una brisa tibia que se desliza sobre el césped. En cualquier otra situación, todo ello podría ser la configuración ideal antes de una cita deportiva de esta importancia, pero lo que de verdad llenó el campo de una intensa alegría fueron las familias que vinieron cargadas con pancartas, trompetas y sus mejores sonrisas. ¡No recuerdo el campo con la banda tan abarrotada de gente! Se hace el silencio, nuestro capitán da las últimas indicaciones en voz baja a los y las jugadoras que ya ocupan sus posiciones en el campo. Otros sacuden sus piernas y estiran el cuello. Trotan un poco en el sitio mirando a ninguna parte en particular. Se respira concentración.

Por fin, comienza el partido y lo hace con mucha intensidad. En el fragor del juego y su velocidad el equipo mantiene su esquema. Se van sucediendo algunas ocasiones de gol por parte de los dos equipos que hacen temblar a la banda. Pancartas por los aires, aplausos y gritos de ánimo no descansan desde el inicio del encuentro. Es justo entonces cuando un balón que recibe nuestra jugadora en un despeje es jugado por la banda. Nuestro capitán lo recibe y rápidamente lo juega hacia el centro. Otro compañero lo recibe y dribla a un contrario, a dos contrarios y entre trastabilleos consigue dar un pase adelantado a la banda. Recepción y otro pase muy certero dentro del área permiten que otro compañero chute el balón hacia el palo largo de una portería muy bien defendida. Este balón consigue ágilmente sobrepasar a los defensas que en un intento valiente se lanzan con sus extremidades reglamentarias para intentar, infructuosamente, repeler el tiro. Ni siquiera el portero en su estirada consiguió atajar un balón que se dirigió con exactitud milimétrica al poste lejano del arco. No os lo he contado, pero, mientras el balón se dirigía magistralmente hacia el gol no se oía un alma en el campo. Silencio absoluto en los breves instantes que necesitó la pelota para tocar la red y enredarse en ella. ¡Es entonces cuando toda la banda salta de repente! ¡Gritos! ¡Saltos! ¡Abrazos!

 

El partido continúa, se van sucediendo jugadas, goles y calidad por parte de los dos equipos hasta que el árbitro decide concluir el partido cuando el tiempo llega a su final y el marcador iba empate a 5. Los y las jugadoras se acercan al centro del campo, se saludan y comentan algunas jugadas. Cuando nos giramos hacia la banda nos encontramos a todas las familias que han venido a disfrutar de una tarde de deportividad, primavera y alegría. Nos miramos y nos aplaudimos. Así cerramos la tarde: jugadoras y jugadores van abandonando el campo en compañía de vecinos, vecinas y familias. Las familias se van sonriendo y comentando animadamente la jornada mientras un sol tibio y rojo continúa arropándoles las espaldas durante los últimos momentos de su propia puesta de sol en Las Latas.

LAS LATAS ORGANIZA LA SESIÓN JUVENIL DEL FESTIVAL DE CINE LAS CALIFORNIAS

Por Idaira Martín

Ésta es la historia de cómo se nos empezó a ir la olla. Como muchas personas sabéis, el Centro Social Seco organiza anualmente un festival de cine social, Las Californias, que suele durar alrededor de cuatro días y este año era su undécima edición. La diferencia con otras muestras anteriores radicó en que esta vez incluyeron una sesión para juventud, cuya organización dejaron en manos de quienes formamos parte del Curso de monitoras y monitores de ocio y tiempo libre de Servicios Sociales de Distrito Retiro, que imparten Asociación Garaje y Escuela de Tiempo Libre Magni. Lo que la gente del Centro Social de Seco no sabía es que cuando nos ponen como única pauta “haced lo que queráis” nos venimos muy arriba.

La película elegida para ser proyectada fue “Requisitos para ser una persona normal”, dirigida y protagonizada por Leticia Dolera. Hay que decir que el título nos lo puso a puntito de caramelo: ¿personas normales? Pero… ¿eso qué es?, ¿se come?, ¿es un animal mitológico? ¡Socorro! Os invitamos a que veáis la película porque os hará reflexionar sobre el concepto de normalidad en la sociedad de hoy en día.

Personalmente consideramos que no existen esa clase de seres legendarios, así que decidimos montar un cine fórum como si se tratase de una investigación médica en la cual mediríamos el índice de normal de las personas asistentes y las dividiríamos según su categoría social. Ahí entramos en juego el equipo de organización con nuestras dotes de interpretativas dignas del Teatro Real. Nos hicimos pasar por doctoras y doctores vistiendo sus mejores galas con batas, uniformes y chapitas con nuestros nombres profesionales: la doctora Pancracia como directora del proyecto, la doctora Scotex, el doctor Garbanzo y, por último, las doctoras Lady y Gaga. Seguro que estáis preguntándoos por qué narices tenemos esos nombres, pero relax, todo a su debido tiempo.

La sesión transcurrió de la siguiente manera: dos de las doctoras estaban en la puerta de entrada repartiendo un sobre sellado a cada una de las personas que iban llegando a la sala de experimentación, es decir, a la sala de cine. Nadie podría abrir este sobre hasta recibir órdenes de la doctora y directora Pancria. Dentro del mismo había un bolígrafo y una lista que recogía una serie de ítems que cada cual debía marcar con una “X” en función de si los cumplía o no, como por ejemplo: tener una casa, tener un trabajo que le guste, una familia unida, hacer deporte, círculo de amistades cercano etc. Una vez explicado este paso, contaban con 4 minutos para hacerlo. Quienes cumplían entre 0 y 5 requisitos pasaban al stand número 3 con la doctora Scotex, quien les esperaba con una mesa medio rota donde podían encontrar rollos de papel higiénico y una basura por si lo necesitaban.

Aquellas otras que cumpliesen entre 6 y 10 requisitos debían dirigirse al stand número 2 con el doctor Garbanzo, quien tenía una mesa de barra coja, vasos de cartón, una garrafa de 5 litros de agua y un piscolabis con el peor fruto seco de la historia: el garbanzo. Bueno… vale… hay que decir que finalmente nos resultó imposible hacernos con esos garbanzos porque no los venden por bolsas individuales. Nuestra teoría es que están tan malos que ni aún habiendo un apocalipsis zombie tipo The walking dead se los comería la gente, así que por eso no los embolsan por separado.

Por último, aquellas personas hubiesen rellenado entre 11 y 15 ítems debían dirigirse al stand número 1 donde las doctoras Lady y Gaga les esperaban con un equipazo de música sonando a todo trapo la canción Bad Romance, un cartel de bienvenida, mucho confeti, una mesa digna de un despacho de abogacía, vasos divinos de la muerte y un montón de refrescos variados.

Obviamente, la cara de la gente era de póker, nadie entendía nada -y seguro que tú, quien lee estas líneas, tampoco-. Después de unos 5 minutos en esta situación volvimos a pedir a todas las personas que tomasen asiento explicándoles que proyectaríamos un vídeo en el cual se explicaría el porqué de esta situación. Sí, ese vídeo era la película de “Requisitos para ser una persona normal”. Como no queremos haceros spoiler no vamos a profundizar mucho en esta parte, simplemente explicaros que al fin y al cabo se trata de una crítica social al modelo de vida que debemos seguir y las cosas materiales que debemos tener para que la sociedad no nos excluya como personas poco exitosas y/o frikis. De ahí los ejemplos anteriores sobre la casa, amistades, familia, trabajo etc. Ya sabéis que quienes cumplen esta serie de requisitos son tenidas en cuenta como personas de éxito por el sistema capitalista en especial, quien nos hace soñar con ese modelo de vida perfecto desde nuestra infancia.

Como la propuesta de la película pasa por visibilizar otras formas de vivir cuya premisa principal es la felicidad, decidimos que el debate girase entorno a 3 reflexiones: la primera, se trataba de un ejercicio de introspección en el que se preguntasen si aquello que habían marcado en sus listas lo estaban haciendo porque realmente les gustaba o por imposición social. En segundo lugar, que reflexionasen sobre si les hacían felices. Y, en tercer lugar, invitamos a romper literalmente es dichosa lista por la mitad para crear de manera conjunta una nueva con aquellas cosas que les hacían personas anormalmente felices. Os podemos asegurar que lo que salió de ahí no tenía ni una sola característica común con la lista estandarizada que habían entregado al comienzo. Se soltaron la melena y tiraron bien lejos las mochilas de imposiciones sociales que llevaban cargando a su espalda toda la vida. Tanto es así que algunas de las características que les hacían anormalmente felices eran: comer croquetas veganas del Mercadona, levantase los fines de semana a las 11 de la mañana para desayunar y volver a acostarse, dormir la siesta con su pareja o desayunar pizza del día anterior. ¿Y tú?, ¿haces lo que haces por imposición o por felicidad?