LAS MUJERES DE LAS LATAS ESCALAMOS A LO MÁS ALTO

Llevamos un mes esperando con ilusión la siguiente salida deportiva de nuestro grupo de mujeres de Las Latas. Buen tiempo, el sol picando durante largos ratos, por fin, en la piel. Las flores, la brisa y el aroma a primavera. Todo nos acompaña para irnos de escalada.

El rocódromo de Madrid Río, Roc30,  es imponente pero la colchoneta gigante que hace las veces de suelo nos da tranquilidad, así que comenzamos a calentar. Mientras tanto, no dejamos de mirar a las alturas imaginando la manera en la que conseguiríamos llegar ahí arriba.

Llega el momento de la acción y hay que enfrentarse a la pared. Comenzamos con los pasos más fáciles, pero eso dura poco y rápidamente nos ponemos con las rutas que llevan a la media pared.

Es entonces cuando los monitores del rocódromo nos dan una lección rápida de cómo se usa el equipo y cómo se asegura a la compañera que está escalando.

Es un buen momento para estrechar lazos, ¡nuestra integridad física y experiencia escalando dependen ahora de la compañera que está asegurando y de la confianza que tenemos en ella! Así que… ¡vamos para arriba!

Nos preparamos tres vías, cada cual más difícil y vamos probando por cada una de ellas. Los brazos pesan, las piernas tiemblan, pero no podemos parar de probar y probar combinaciones para lograr escalar hasta el final de la vía, todas las compañeras están empujándonos desde abajo con sus gritos de ánimo y apoyo.

Al final, después de muchas vías hechas, y de alguna novatada en la escalada, salimos radiantes de energía y felicidad. ¡Cualquier excusa es buena para irnos juntas a vivir experiencias nuevas!

Y, para la siguiente, tenemos una gran sorpresa preparada…

TRIPLES PARA LAS LATAS

La primavera nos ha traído los primeros estornudos y ojos rojos, también los primeros almendros en flor y los primeros rayos de sol que se pueden tomar sin sufrir congelamiento. No sabemos si Ese es el motivo de que nos hayan entrado aún más ganas de seguir viviendo nuestra ciudad o es por otra cosa, pero la realidad es que ¡este domingo estamos deseando disfrutar juntas!

Hemos quedado en Las Latas a media mañana para irnos al Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, del que tenemos la suerte de tener aquí al lado, junto a la calle Goya.

Hace un día inmejorable para recorrerse las históricas calles aledañas al estadio y no tenemos otra guinda para el pastel que entradas para el encuentro de la semana de la ACB: Estudiantes vs UCAM Murcia. Un encuentro del más alto nivel donde el UCAM Murcia viene de estar desarrollando un juego muy sólido y físicamente muy trabajado.

Nuestros asientos están tan cerca de la pista que podemos chocar las manos con los jugadores y el staff, pero lejos del lugar desde el que lanzan los obsequios publicitarios a la grada.

Desde ahí podemos ver de cerca las entradas y mates a canasta, las caras de incertidumbre de los árbitros y más de un golpe contra el parqué de los jugadores. Desde luego, ¡unos asientos de lujo!

El partido trascurre segundo a segundo como una lucha incesante por la victoria. En los tiempos muertos y entre cuartos aprovechamos para inmortalizar los mejores momentos en la app de fotografía y redes sociales de moda.

Al finalizar el encuentro, emprendemos el camino de vuelta a Las Latas. Esta vez es diferente, el regreso nos da para seguir comentando las mejores jugadas; repetir las anécdotas más graciosas; improvisar una competición en el metro a ver quién lograba el mejor sitio en el banco para esperarlo; y quizá también para alguna que otra foto de recuerdo y es que ¡estas excursiones nos encantan!

La llegada al barrio nos deja la sensación de un domingo primaveral para recordar y seguir haciendo familia en “Las Latas”. ¡Estamos deseando compartir con vosotras la siguiente!

LAS LATAS TAMBIÉN PATINAN

Es febrero y en el espacio de cuidado personal de Las Latas nos apetece practicar deportes de invierno, ¿qué mejor opción que el patinaje sobre hielo? Al frío le queda un suspiro y no podemos dejar pasar la ocasión, así que rápidamente organizamos el autocar y reservamos la pista.

Llegamos al Pabellón de Hielo de Leganés muy motivadas (y algo crecidas), exceso de confianza lo llaman. Rápidamente el hielo nos pone en nuestro lugar, creednos si os decimos que este deporte es más difícil de lo que parece en un primer momento (no en vano, tenemos un extenso recopilatorio en vídeo de las caídas más top de la tarde). Nuestro equipo ya tiene nombre: “Comando barandilla”.

Pero, aunque inicialmente la barandilla se muestra como nuestra mejor amiga, nuestro progreso va en aumento. Finalmente, la tarde da hasta para grabarnos vídeos de un merecido postureo y otros de alguna acrobacia artística. También para vaticinar cómo serán las agujetas de los siguientes días.

Patinar puede ser una actividad dura, pero también muy divertida y más si es con este grupo de mujeres donde cada día nos conocemos y nos apoyamos más, tanto dentro como fuera de la pista.


TARDE DE GOYAS EN LAS LATAS

Como ya pudisteis comprobar, nuestras últimas salidas de 2018 fueron muy movidas, aunque sepas lanzar bolos y esquiar, las tardes de bolera y telesilla siempre te dejan agotada. Así que ahora tocaba una salida más relajada, físicamente hablando, pero emocionalmente igual de intensa: esta vez nos hemos decidido por el cine. Y no por cualquier película, sino por una que este año está nominada a dos premios Goya y a un premio Feroz: “Sin Fin”.

Es una película que está en cartelera en la Sala Berlanga, la mítica sala ubicada en los alrededores de la zona de Moncloa. Esta película nos ha sorprendido mucho, mezcla ciencia ficción con drama para contarnos una historia de amor muy intensa donde apenas hay diálogo y contacto físico: gestos, miradas y palabras exquisitamente elegidas.

Y, aunque la película nos tuvo cautivadas durante más de una hora y media, también disfrutamos, como siempre, de volver a reunirnos, de recorrer el centro de Madrid y del debate sobre la película, ya sabéis que lo mejor de ir al cine es poder comentar la peli después. También hablamos, cómo no, sobre el día a día, nuestras preocupaciones y las cosas que nos ilusionan, ¡las tardes de invierno dan para mucho! De hecho, ya estamos preparando la siguiente salida invernal y pensando cómo vamos a aprovechar este frío.

Nos apetece recomendaros la película y, sobre todo, salir a los cines y a las exposiciones, ¡a nosotras nos encantó! Y seguid pendientes de las redes sociales, ¡dentro de poco os contaremos más cosas!

DE BOLOS Y LATAS

Durante estos días que están entre festivos, campamentos de invierno y vacaciones escolares, en Cuidado Personal de Las Latas no tuvimos otra opción que marcarnos un plan para nosotras que consiste, mayormente, en desplegar un elegante juego de pies con nuestros zapatos sobre la tarima y no, no es bailar. Nos estamos refiriendo al deporte de los trescientos puntos: amado y odiado a partes iguales por el mundo amateur del bowling.

Y así lo vivimos nosotras. Tras una breve explicación teórica sobre la hipotética tirada perfecta, se comenzaron a suceder tiradas directas a la alcantarilla y tiradas de pleno.

Por supuesto, no podía faltar la grada animando en cada tirada, fuera cual fuera el resultado, a ritmo de rumba (excepto si ya llevabas un par de plenos seguidos, entonces el aplauso era más tibio).

Es interesante ver cómo, desde las mayores a las más jóvenes, todas nos desenvolvemos con una destreza similar en la pista. Todas con nuestros momentos de tocar fondo y casi todas con los momentos de strike. Las competiciones que van surgiendo y las improvisadas profesoras que asesoran técnicamente a las tiradoras que no consiguen sumar tantos puntos como ellas en una ronda concreta.

En resumidas cuentas, se trató de una tarde donde practicamos un deporte muy divertido, estuvimos dedicándonos mucho tiempo a charlar entre nosotras y, por supuesto, una tarde de pocos puntos, unos cuantos bailes y muchas carcajadas.

¡Para muestra, un botón!

LAS MUJERES DE LAS LATAS SE CALZAN LOS ESQUÍES

El grupo de mujeres de Cuidado Personal, integrado dentro del proyecto de intervención social comunitaria “Las Latas”, decidió en diciembre ir más allá del barrio para calzarse los esquíes y disfrutaren la pista de esquí cubierta de Xanadú. Para algunas era la primera vez, para otras una nueva oportunidad de volver a practicar este bonito y exigente deporte.

Como siempre, la pista de esquí indoor estaba a cuatro grados bajo cero, lo que nos hizo cambiar el chip, para empezar la clase con mucha energía. Primero, una lección básica sobre la colocación del material, seguida de otra de técnica de frenada.

Ya estamos listas para seguir aprendiendo, esta vez, en la primera pendiente. Se van sucediendo los descensos, la técnica se va depurando y nuestro estilo es ya over 9000. Y no exageramos al afirmar que vamos derrochando estilo en cada giro, en cada frenada y en cada caída de culo, hemos venido a esquiar y nuestro cometido es descender, como sea.

Ciertamente, resultó una tarde muy bonita, compartir momentos diferentes, deportivos y de apoyo mutuo, saliendo de la rutina diaria nos llena de vida. Porque esquiar está genial, pero que estemos juntas en la nieve y al día siguiente estemos juntas sufriendo las agujetas es lo que, día a día, tiene un valor que no se puede calcular.

Al final, esta excursión nos ha dejado una nueva experiencia, fotos con el yeti, aprendizajes y a alguna de nosotras tirada por la nieve con un ataque de risa. Por supuesto, también nos ha dejado mucho amor y cuidados, ganas de crecer como grupo y nuevos lazos entre nosotras.

¡Nos vemos en la próxima!

LAS MUJERES DE LAS LATAS NOS VAMOS AL SPA

Llegan los primeros días fríos de la temporada. Llueve, corre el viento y la noche llega pronto. Las mujeres del espacio de Cuidado Personal del proyecto de intervención comunitaria “Las Latas” tenemos ganas de seguir cuidándonos, aprendiendo y explorando nuevas experiencias. Estas fechas se nos antojan ideales para comenzar con nuestras actividades invernales y la de hoy tiene muy buena pinta porque… ¡nos vamos al spa!

Ya estamos todas a la entrada del lugar. Sonrientes, en una tarde donde el sol se intuye tímidamente y el frío se hace sentir en las mejillas. Esperamos fuera a las últimas que van llegando, aunque nuestra mente parece que ya está dentro, sumergida en las aguas termales. Después de un breve speech de bienvenida y de las propiedades saludables de los baños termales, nos ponemos la ropa de batalla: bañador, chanclas de goma último modelo y el gorro de baño que no hay manera posible de que quede puesto dignamente.

Dentro nos encontramos con un circuito de espacios muy sugerentes. Enseguida sabemos que la zona baño que tiene el agua calentita, los chorros y las burbujas, va a postularse como la favorita, aunque sin desmerecer al baño turco. Empezamos por la zona de baño, un gran sitio para empezar a ponernos al día y relajarnos entre las burbujas. Fuimos probando las diferentes estaciones de hidromasaje y encontrando las que más nos gustaban.

Después pasamos al baño turco, las sensaciones son divertidas. Una sala silenciosa donde comienza a animarse la tarde mientras hablamos de todo. Nos dedicamos a arreglar el mundo y a pensar en el futuro. Fue un sitio donde intercambiamos experiencias y vivencias de los más variopintas mientras unas estábamos sentadas, otras de pie y alguna que otra cerca de la puerta, comprobando que el spa estuviera en orden y, si entraba algo de aire frío de paso, disfrutando disimuladamente de éste.

Aunque, he de deciros que, lo más divertido fue la ducha escocesa. Ese, ya maldito por nosotras, lugar donde por alguna extraña razón alguien ha pensado que sería una gran idea lanzarte chorros de agua congelada sin avisar y justo después de estar disfrutando del agua termal. Fueron muchos (o algunos) los gritos de gélida sorpresa al recibir semejante hidroterapia. Ciertamente, el quid era divertirnos desde fuera mientras nuestra compañera disfrutaba de una agradabilísima sesión de ducha escocesa.

Para terminar, nos dimos una ducha con aceites de almendra muy relajante. Al salir del spa, estábamos tan relajadas que hubiéramos podido irnos a dormir por varios días… ¡qué maravilla, estamos deseando volver a repetir con una experiencia nueva!

 

LAS LATAS SE MUEVE CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS

Es veinticinco de noviembre, una fecha, como todos los años, solemne. El veinticinco de noviembre es el Día Contra las Violencias Machistas y que queremos contaros cómo lo vivimos desde Las Latas.

La semana anterior participamos en el ensayo de lo que sería una de las partes de la jornada del día veinticinco de noviembre. Una tarde de coreografías y juegos en el Parque Martin Luther King, antesala de lo que se vendría la semana siguiente.

Ya en la jornada del veinticinco de noviembre, bajamos desde Las Latas hacia Puente de Vallecas, donde van a tener lugar las diferentes actividades. Vamos llegando y nos juntamos con más personas que han venido de diferentes partes, la mayoría de los distritos de Vallecas y Retiro. Allí vemos algunas caras conocidas entre los cientos de personas que se están aglomerando, ¡todas con su pañoleta morada!

La grabación del flashmob va a comenzar y nos hemos reservado un sitio ideal para bailar tanto adultos y adultas como niño y niñas. Si visteis a algunos y algunas peques a hombros y con el ritmo in the body ¡seguramente éramos nosotras! Como podéis ver en el vídeo, la coreografía salió perfecta, incluso para las que no pudieron venir al ensayo, pero sí vinieron al estreno.

Después de grabar algunas tomas y poner por las nubes el nivel de fuego en la improvisada pista de baile, comienza una performance sobre las redes sociales y las violencias machistas donde hacen partícipe al público de la propia experiencia. Para terminar la jornada, aprovechamos para hacernos unas fotos bonitas de recuerdo de este día lleno de lucha y unos juegos en el parque infantil mientras las adultas nos ponemos a cerrar los detalles de la inminente salida al spa con nuestro espacio de Cuidado Personal.

Una tarde de reivindicaciones, combativa y de exigir justicia llega a su fin. Estrechando lazos y con momentos bonitos en comunidad y con otras personas que estamos juntas en esta lucha. Porque Las Latas es un proyecto de barrio, porque el barrio de Las Latas se mueve.