LAS MUJERES DE LAS LATAS ESCALAMOS A LO MÁS ALTO

Llevamos un mes esperando con ilusión la siguiente salida deportiva de nuestro grupo de mujeres de Las Latas. Buen tiempo, el sol picando durante largos ratos, por fin, en la piel. Las flores, la brisa y el aroma a primavera. Todo nos acompaña para irnos de escalada.

El rocódromo de Madrid Río, Roc30,  es imponente pero la colchoneta gigante que hace las veces de suelo nos da tranquilidad, así que comenzamos a calentar. Mientras tanto, no dejamos de mirar a las alturas imaginando la manera en la que conseguiríamos llegar ahí arriba.

Llega el momento de la acción y hay que enfrentarse a la pared. Comenzamos con los pasos más fáciles, pero eso dura poco y rápidamente nos ponemos con las rutas que llevan a la media pared.

Es entonces cuando los monitores del rocódromo nos dan una lección rápida de cómo se usa el equipo y cómo se asegura a la compañera que está escalando.

Es un buen momento para estrechar lazos, ¡nuestra integridad física y experiencia escalando dependen ahora de la compañera que está asegurando y de la confianza que tenemos en ella! Así que… ¡vamos para arriba!

Nos preparamos tres vías, cada cual más difícil y vamos probando por cada una de ellas. Los brazos pesan, las piernas tiemblan, pero no podemos parar de probar y probar combinaciones para lograr escalar hasta el final de la vía, todas las compañeras están empujándonos desde abajo con sus gritos de ánimo y apoyo.

Al final, después de muchas vías hechas, y de alguna novatada en la escalada, salimos radiantes de energía y felicidad. ¡Cualquier excusa es buena para irnos juntas a vivir experiencias nuevas!

Y, para la siguiente, tenemos una gran sorpresa preparada…