LA EXCURSIÓN CON EL HUMOR MÁS AMARILLO

Nos hemos esperado a estar en plena hora de calor para lanzarnos a la competición más loca en la que hayamos participado nunca. Lucha, equilibrio, inteligencia, habilidad… ¡y todo entre colchonetas y agua!

Os preguntaréis de qué estamos hablando: nada más y nada menos que del mítico Humor Amarillo y sus alocadas pruebas.

Llegamos a media mañana a Colmenar Viejo tanto vecinas de Las Latas como niñas y niños, mientras el calor impartía su propia justicia y las construcciones hinchables se erigían firmemente ocupando todo el espacio.

Las botellas de agua se bebían de un solo trago y la crema protectora se aplicaba a modo de pintura de guerra. Estábamos totalmente metidas en el papel, la verdad es que ¡nos encantan las salidas que hacemos!

La mañana trascurrió entre una infinidad de juegos y pruebas pasadas por agua. Desde lucha de sumo hasta recorrer laberintos resbaladizos, pasando por pruebas de habilidad, agilidad y otras tantas que, hasta el momento, sólo habíamos visto por televisión. Y, cuando el cansancio nos dominaba por algunos instantes, venía la mejor parte: ver cómo se esforzaban nuestras amigas y compañeras mientras el resto se refrescaba con algo delicioso en la sombra.

Los y las peques, por descontado, disfrutaron tanto o más que las adultas. El entorno rural, los juegos hinchables y demás espacios del lugar fueron un constante e innovador estímulo para ellas y ellos. Hasta que, llegada la hora de comer, todas nos hidratamos, relajamos, charlamos y hasta bailamos, que para todo hay tiempo en vacaciones.

Este domingo nos dejó más bonitos recuerdos que se sumar a todos los que hace dos años estamos creando y viviendo juntas en Las Latas. Abrazos, confesiones y otros espacios diferentes donde seguir conociéndonos y experimentando momentos que son significativos para cada una de nosotras.

¡Qué bonito es pasar un día que acaba con agujetas de saltar, de reír y hasta de pensar y compartir!