EL MUSEO DE LAS LATAS: CONSTRUIR IDENTIDAD A TRAVÉS DEL ARTE COLECTIVO Y POPULAR

Popularmente, la comunidad de “Las Latas” ha sido así conocida por el aspecto de sus edificios, ubicados en la “frontera” entre Retiro y Puente de Vallecas. No obstante, sus vecinas y vecinos no reconocían dicha identidad desde una óptica positiva, eran muchos los prejuicios que y barreras mentales entre vecinas y vecinos del distrito.

El Museo de Las Latas nace para revertir la connotación negativa del apelativo, reconstruyendo un mundo creativo y artístico hecho de latas recicladas, las mismas latas que recubren las casas de vecinas y vecinos de la comunidad. Latas que, gracias al trabajo de todas las personas que componen el proyecto, se convierten en arte que se devuelve al conjunto de la comunidad.

El Museo se desarrolla periódicamente por toda la comunidad, a lo largo de diferentes actividades y espacios de participación tanto intergeneracionales como infantiles, juveniles o adultos. Así, el Museo no sólo envía un mensaje positivo más allá de la propia comunidad, sino que potencia tanto la relación intergeneracional y entre iguales, como el aprendizaje comunitario, con el fin de generar experiencias significativas que ofrezcan conocimiento trasformador a las personas participantes. El carácter de las actividades es lúdico, pero también sociorelacional y educativo, persiguiendo la vinculación al entorno y la participación en el mismo.

Sus objetivos son:

  1. Participar en el entorno cercano de una manera proactiva.
  2. Intercambiar conocimientos de manera horizontal e intercultural entre vecinas y vecinos.
  3. Disfrutar de espacios distendidos de participación vecinal que generen lazos entre comunidad y territorio.
  4. Reconstruir y comunicar una imagen positiva de la comunidad

LA NOCHE DESLATADA

Esta obra nace de la primera exploración sobre el impresionismo que llevamos a cabo en “Las Latas”. Rápidamente, destacó sobre todas las demás obras que conocimos. A algunos y algunas ya nos sonaba: la vimos en algún libro; en algún anuncio; e incluso alguna referencia en alguna serie de televisión. Lo que sí fue único para todos y todas fue enfrascarnos en el estudio a diversos niveles de la obra, del contexto, de la historia y del autor. Convertimos “Las Latas” en el mundo impresionista que, pensamos, debió vivir Vincent. Las paredes grises se tornaron azules y amarillos con sinuosos brochazos y texturas. Para realizar nuestra interpretación de la obra, nos centramos en lo que nos transmitía y en lo que pensamos que pudo sentir el autor. Así fue como desde esa óptica le añadimos lo que queremos mostrar de nuestro barrio al mundo: miramos al cielo estrellado y la fantasía recorre nuestros pensamientos. Imaginamos un futuro bello y misterioso. No sabemos qué nos deparará, pero sabemos que nos estaremos acompañando.

RETRATOS

Esta obra nace de la primera exploración sobre el impresionismo que llevamos a cabo en “Las Latas”. Rápidamente, destacó sobre todas las demás obras que conocimos. A algunos y algunas ya nos sonaba: la vimos en algún libro; en algún anuncio; e incluso alguna referencia en alguna serie de televisión. Lo que sí fue único para todos y todas fue enfrascarnos en el estudio a diversos niveles de la obra, del contexto, de la historia y del autor. Convertimos “Las Latas” en el mundo impresionista que, pensamos, debió vivir Vincent. Las paredes grises se tornaron azules y amarillos con sinuosos brochazos y texturas. Para realizar nuestra interpretación de la obra, nos centramos en lo que nos transmitía y en lo que pensamos que pudo sentir el autor. Así fue como desde esa óptica le añadimos lo que queremos mostrar de nuestro barrio al mundo: miramos al cielo estrellado y la fantasía recorre nuestros pensamientos. Imaginamos un futuro bello y misterioso. No sabemos qué nos deparará, pero sabemos que nos estaremos acompañando.

ALUMINIO DEL SER HUMANO

Este autorretrato es otra obra que ha sido parodiada multitud de veces en películas, series y libros. Conocida como “el cuadro de las manzanas”, sabemos que hay una manzana delante del rostro del autor, pero no sabemos si la manzana flota, cae o ha sido lanzada hacia su cara, ¡lo que nos resulta muy divertido! Ésta es una obra perfecta para retratarnos, así que nos apropiamos de ella para mostrar la identidad del barrio al mundo. ¿Cómo? ¡Pues sencillo! Reconvertimos la seña de identidad del cuadro en la nuestra propia. Para ello, dedicamos algunas tardes a recolectar y reciclar latas para decorar nuestro día a día y nuestras dinámicas. Seguimos con las tareas de dar forma a las latas y pintar para terminar con una obra original y característica que lleva nuestra firma. Con esta obra, nuestra intención es comunicar al resto de personas del mundo que el barrio está vivo y tiene inquietudes. El barrio tiene identidad propia y se siente orgullosa: ¡estamos aquí! Y es una invitación a venir a conocernos, a crear, a jugar y a compartir.

MONA LATA

Una de las obras que viene suele venir a la mente cuando te preguntan sobre arte es la Mona Lisa. La hemos visto en nuestras series favoritas, en películas, en merchandising, arte callejero, etc. Observar el cuadro nos ha dado pie a reflexionar largo y tendido sobre los pensamientos que recorrerían su mente y cómo debía de ser la cotidianeidad de su vida. La siguiente parte del proceso de creación consistió en plasmar en las latas nuestros lugares favoritos: una playa que solía visitar en mi infancia; una mecedora en casa de mi abuela; la apasionante historia de un libre; etc.
Estas latas, convertidas ahora en un símbolo de unos espacios que guardan una parte nuestro corazón, se transformaron en urnas donde guardamos los deseos y reflexiones para con nuestra comunidad. Somos muchos vecinos y vecinas, de muchas edades y con mucha diversidad. Estamos construyendo, paso a paso, un barrio que deseamos, disfrutamos y queremos. Desde el inmediato presente hemos vuelto la vista atrás y nos hemos hecho conscientes del camino que hemos recorrido. Sin duda, bonito y lleno de aprendizajes de todo tipo. Ahora, con la Mona Lisa y su expresión ambigua que nos generaba incertidumbre, es el momento de pensar en el futuro y cómo lo imaginamos, cómo lo queremos y qué camino deseamos vivir para acercarnos cada día un poco más a él. Hemos unido todas estas latas-urnas para formar nuestra Mona Lisa. Nuestra obra ha sido el proceso de pensar en el futuro, las ambigüedades de la vida y la incertidumbre, pero lanzando un mensaje claro de lo que queremos que sea y de cómo serás los procesos que nos lleven allí.

LAS LATILLAS

Llevábamos un tiempo ya inmersos e inmersas en multitud de obras, estilos y corrientes artísticas. Pintar, leer, documentarnos y trabajar la lata de manera habitual hizo que quisiéramos probar otras vías diferentes. Nos pareció muy curioso el cuadro de Las Meninas, donde se ve a la Infanta Margarita acompañada por las meninas y los bufones mientras se supone que Velázquez pinta a sus padres. Lo que nos gustó de esta obra es el protagonismo que se le da a los niños y niñas. Los adultos quedan en un segundo plano, aunque acompañan la escena discretamente. En definitiva, los niños y niñas heredamos la sociedad que nos han dejado y somos motores de transformación, somos los y las protagonistas y reclamamos esos primeros planos de importancia tal y como acaba ocurriendo en esta pintura. Que seamos los y las protagonistas no quiere decir que queramos ir solos y solas, sino que queremos formar parte activa. Tanto nos gustó esa visión de la pintura que tuvimos que tomarla prestada para plasmarnos sobre ella.

LA JOVEN DE LA ANILLA

Esta pintura tiene como punto focal la perla que cuelga de la oreja de la joven lo que le da la identidad. Llegamos a ella a través de investigar sobre la Mona Lisa ya que esta joven es conocida también como La Mona Lisa del norte. Para nosotros y nosotras ha sido un reflejo donde vernos. Una niña que nos miraba fijamente con su perla y nada más. Así pues, desde “Las Latas” también os miramos desde y con nuestra identidad de comunidad y con orgullo de pertenecer a ella y hacerla crecer día a día

LATÓN DE GIRASOLES

Por si ha pasado desapercibido, nos gusta el impresionismo y Monet fue otro referente del movimiento. Elegimos esta obra porque no es la típica que te viene a la mente cuando dices “girasoles” e “impresionismo”, sino que llegas a ella a través de la búsqueda activa y la curiosidad. Esta obra no es mainstream, por eso nos gustó, nos representa. No somos mainstream, tampoco somos lo que cualquiera pueda opinar que somos: somos más que un conjunto de clichés simples y estereotipos. Para encontrarnos tienes que “buscarnos activamente”. Somos un conjunto de complejidades prácticamente inabarcables, como todo ser humano. Al igual que los girasoles de Monet, somos una parte de del todo complejo y diverso. Y, al igual que su pintura, no actuamos por encargo, sino que tomamos la iniciativa y elegimos cómo queremos ser y relacionarnos para con la sociedad y el lugar donde vivimos: no somos mainstream; queremos ser pétalos de lata en la primavera.

EL BESO DE CHAPA

En esta obra todo brilla y todo es colorido. Esta muestra de afecto y amor está ubicada en el centro de un escenario idílico, hermoso, vivo y cálido. Las ropas también acompañan la escena en la que ocurre un afectuoso beso en la mejilla. Pero, ¿qué va antes, el huevo o la gallina? ¿La escena es perfecta para albergar un gesto cariñoso o es esta muestra de afecto lo que convierte a todo el contexto en algo resplandeciente y acogedor? Pues del mismo modo que primero va la gallina, en “Las Latas” sabemos que van los lazos afectivos. Este cuadro representa con mucha certeza lo que somos: Personas que hacemos “brillar” y resultar acogedora nuestra comunidad a través de los lazos afectivos que creamos y fortalecemos en nuestra cotidianeidad.

LA CREACIÓN DE LA LATA

Hemos cogido una pequeña parte de una obra más amplia para representar un sentimiento que experimentamos en “Las Latas” y que no es algo sencillo de transmitir: sinergia. Nos explicamos, este proyecto a generado algo más grande y complejo que la simple suma de nuestras individualidades: se trata del concepto “Las Latas”. De la identidad que nos hace sentir orgullo del barrio; de la vecindad; del equipo de fútbol; de los valores que aprendemos y transmitimos; y de cómo crecemos a nivel personal. Esta obra es una alegoría al momento de la creación de esta identidad que siempre estuvo aquí y que ahora se materializa a través de “la lata”.

MÓVILES

No podía faltar nuestra reinterpretación de los famosos móviles de Miró y Alexander. Un espacio perfecto para recrearse con el contraste de colores y las dinámicas de equilibrio. Para nosotros y nosotras, este baile de colores en armonía nos inspiraba para transmitir las pequeñas cosas que orbitan nuestras vidas. Las que son pequeñas pero importantes, individuales y muy sentidas.

ESCUDO DE LAS LATAS F.C.

Esta escultura es el resultado espontáneo e irrefrenable de la búsqueda de identidad en el barrio. A través de los niños y niñas, comenzamos a reflexionar sobre cómo debería ser el escudo del equipo de Las Latas F.C. Los valores, las motivaciones, nuestra marca identitaria, etc. Son los propios chicos y chicas quienes reflexionan y diseñan varios prototipos de diseño. Lo que nace de este proceso reflexivo-creativo es un primer diseño de escudo que recogemos y transformamos en el escudo que hoy puedes ver: este robot de lata que saluda invitando a que el mundo venga a conocer y a participar. Un escudo que representa el orgullo vecinal y el sentimiento de pertenencia a algo que trasciende, de alguna manera, al día a día por eso cantamos con orgullo: ¡somos “Las Latas”!