MI PRIMERA TARDE DE GARAJE: CANTANDO PESE A LA LLUVIA

 

 

Por Sthela Valenzuela

Es 27 de febrero por la tarde. El invierno se estaba poniendo intenso y ya habíamos perdido la cuenta de los días grises y lluviosos que se habían acumulado. Menos mal que tocaba pasar una buena tarde con las compañeras del curso de Monitorxs de la Escuela de Tiempo libre MAGNI, de Asociación Garaje. Aunque de todas las sesiones salíamos motivadas y con nuevos aprendizajes para nuestro día a día y como futuras monitoras, hoy tocaba una sesión especial: Expresión Musical. A diferencia de los otros días, en los que dábamos el curso en el Centro Social Seco, tendríamos que ir al estudio de grabación de Garaje. Nuestro fatal sentido de la orientación y la lluvia serían excusas perfectas para planificarnos y acudir juntas. Un montón de cuestas y escaleras nos harían creer que no llegaríamos nunca hasta que por fin vemos su cristalera. Tras haber corrido bajo el cielo gris y su lluvia, entrar en aquel lugar luminoso y con tantos colores era un alivio.

Cuando entramos, algunas de nuestras compañeras, uno de nuestros formadores y un chico alto y con gafas, nos esperaban. Entre charlas y bromas el formador le da paso. El chico se llama Toño y nos daría la sesión de expresión musical. Lejos de cualquier expectativa, Antonio, sin decir mucho, enciende el altavoz y empieza a sonar música. En cuestión de segundos tenemos a un artista de rap (Géminis) presentándose de la mejor manera que podría presentarse: rapeando. Tras cantar un tema cargado de emoción nos quedamos entre fascinadas y expectantes. Tras acabar la canción, Toño comparte con nosotras su experiencia en los talleres educativos de rap y en qué medida ésta le ha permitido desarrollarse como la persona que es hoy. Nos hablaría de la importancia del rap como herramienta educativa y medio de expresión artística. Además de permitirnos profundizar en el lenguaje y mejorar nuestra riqueza léxica, así como la importancia de su contenido a la hora de visibilizar problemas sociales, Antonio nos demuestra de qué manera la expresión musical y la interpretación nos ayuda a trabajar nuestro autoconcepto y a empoderarnos.

A continuación, Toño y nuestros formadores proyectan uno de sus recientes trabajos: el documental “Juventud en tránsito”. En este documental, David, uno de los formadores nos cuenta su experiencia durante la grabación. El documental se propone visibilizar las condiciones en las que (sobre)viven cientos de refugiados en ciudades como Tánger, Tesalónica o Belgrado. Una vez terminada la proyección parece que unas cuantas compañeras nos hemos puesto de acuerdo para contener las lágrimas y tragar saliva, a ver si con suerte bajaba el nudo de rabia que teníamos en la garganta. Parece que no hay posibilidad de cambiar el ánimo hasta que vuelven a encender las luces y, tras comentarlo y debatir sobre lo que habíamos visto, vuelve a sonar nueva música.

Toño nos invita a cantar con él y empieza a rapear como él bien sabe. Nos habla de un viaje y una compañera viajera. Estamos todas enfrascadas en sus versos hasta que nuestra compañera Sumi se levanta. Extrañadas por su reacción, nos miramos entre nosotras y murmuramos: “¡Factor sorpresa!, ¡Factor sorpresa! ¡Fijo que va a cantar!”. ¡Y acertamos! Nuestra compañera Sumi empieza a rapear con Antonio, hablándonos de su gran viaje que comenzó por un camino de espinas. Nos emocionamos y empezamos a animarles cada vez más hasta que nos unimos a la canción y cantamos todas.

Tras esta presentación, Toño nos habla del proyecto Tardes de Garaje, un proyecto musical que busca el encuentro entre nuevos artistas. Se trata de un espacio donde proponer, compartir y enriquecerse musicalmente desde lo colectivo. Además de su función educativa en la visibilización de problemas sociales que afectan al día a día de muchas personas, Tardes de Garaje se presenta como un lugar para conocerse, crecer y apoyarse mutuamente entre artistas. Finalmente, nos invita a todas a participar en la grabación de la canción que acaba de cantar con Sumi. Emocionadas por la experiencia, nos apelotonamos en el estudio viendo cómo se graba una canción, con nuestra compañera Hiba (orientada por Antonio) al mando. ¡Qué mejor manera de compartir y aprender que con música!

            Cántalo conmigo

                        (¡Tú sólo canta!)

            Siéntelo conmigo

                        (¡Tú sólo siente!)

            Es la compañera

                        (¡Que me hace falta!)

            Amiga viajera

                        (¡Que me hace fuerte!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *