DE BOLOS Y LATAS

Durante estos días que están entre festivos, campamentos de invierno y vacaciones escolares, en Cuidado Personal de Las Latas no tuvimos otra opción que marcarnos un plan para nosotras que consiste, mayormente, en desplegar un elegante juego de pies con nuestros zapatos sobre la tarima y no, no es bailar. Nos estamos refiriendo al deporte de los trescientos puntos: amado y odiado a partes iguales por el mundo amateur del bowling.

Y así lo vivimos nosotras. Tras una breve explicación teórica sobre la hipotética tirada perfecta, se comenzaron a suceder tiradas directas a la alcantarilla y tiradas de pleno.

Por supuesto, no podía faltar la grada animando en cada tirada, fuera cual fuera el resultado, a ritmo de rumba (excepto si ya llevabas un par de plenos seguidos, entonces el aplauso era más tibio).

Es interesante ver cómo, desde las mayores a las más jóvenes, todas nos desenvolvemos con una destreza similar en la pista. Todas con nuestros momentos de tocar fondo y casi todas con los momentos de strike. Las competiciones que van surgiendo y las improvisadas profesoras que asesoran técnicamente a las tiradoras que no consiguen sumar tantos puntos como ellas en una ronda concreta.

En resumidas cuentas, se trató de una tarde donde practicamos un deporte muy divertido, estuvimos dedicándonos mucho tiempo a charlar entre nosotras y, por supuesto, una tarde de pocos puntos, unos cuantos bailes y muchas carcajadas.

¡Para muestra, un botón!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *