SÁBADO DE ARTE URBANO FAMILIAR EN LAS LATAS

El verano es una etapa maravillosa para reconectar intensamente con las personas que menos vemos, los libros que tenemos más olvidados, los abanicos, las marcas del bañador y desconectar de nuestro ajetreado ritmo de vida. El final del verano es también el momento de echar de menos, de repensar nuestra rutina, de volver a vernos y de los cafés con amigos y amigas. Así nos hemos sentido en Las Latas tras nuestra breve pausa estival. Para volver a conectar nada mejor que ir de excursión y participar en el mural de grafiti comunitario que está teniendo lugar en Puente Pacífico, inmejorable excusa para volver a vernos, contarnos los respectivos veranos y ponernos al día.

El reencuentro es muy bonito. En una mañana de sábado muy espléndida de luz clara y una brisa fresca. ¡Nos encanta septiembre!, ¡qué alegría vernos de nuevo! Mientras esperamos a las últimas compañeras que están llegando a la cita, nos pasamos revista como está mandado. Las aventuras, las novedades, los futuros proyectos, etc.

Al llegar a Pacífico Puente Abierto nos remangamos camisetas y pantalones y continuamos los diseños de otros vecinos y vecinas, hay que decir que de una manera bastante original y sujeta a cánones livianos y muy difuminados. Es maravilloso ver a abuelas y a nietos pitando juntos. Nietos que, en este caso, pintan emocionados antes incluso de saber hablar. Los niños y las niñas disfrutan del barrio y de la compañía de las familias. El ambiente es muy agradable y todo nos invita a estar relajadas y recrearnos en el momento. Adultos, adultas, niños y niñas van aportando su pincelada artística mientras cambian de lado para hablar entre sí, unirse a otras conversaciones y volver a aportar nuevos trazos de pintura al pilar del puente.

Después de una jornada de arte y llenas de pintura, nos volvemos para Las Latas. El tema de conversación ya gira en torno al comienzo de los proyectos ya comenzados y a la curiosidad que despiertan los nuevos. Se nota que las familias han cargado las pilas durante las semanas más cálidas del año y rebosan ganas de seguir participando, creando, aprendiendo y enseñando en el barrio de Las Latas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *