APRENDER A ENSEÑAR EN EL PROYECTO LAS LATAS

Por Esther Melguizo

Todavía recuerdo el primer día del Curso de Monitora de Ocio y Tiempo Libre. Lo recuerdo con timidez, una timidez que me caracteriza, y en parte eso es uno de los motivos por los que decidí apuntarme. A medida que pasaba el tiempo fui cogiendo confianza en mí misma y poco a poco me animé a participar.

En las prácticas del curso en el proyecto Las Latas, mi participación se intensificó. Me gustó planificar y posteriormente intervenir. Gracias a la planificación de actividades comunitarias, he aprendido a valorar la importancia de la planificación. Muchas veces se tiende a la improvisación, pero creo que todo resulta más fácil cuando todos los cabos están atados. Al intervenir he puesto en práctica habilidades comunicativas y sociales, sobre todo la asertividad: el saber cómo decir las cosas adecuadamente (por ejemplo, al decirle a un niño o a una niña que tiene que mejorar algo), la paciencia (al comprender que cada peque tiene unos ritmos concretos y que no se puede exigir más), y la autorregulación emocional (por ejemplo, al saber expresarse cuando estás nerviosa).

Además, he tenido contacto con un ámbito importante al que se dedica la Educación Social: el Ocio y Tiempo Libre. He aprendido cómo el ocio es un espacio oportuno para la educación, aunque a veces la sociedad piense lo contrario. Desde espacios no formales como el que ofrece el proyecto Las Latas, es incluso más fácil que se construyan aprendizajes. Además, se adquieren de una forma casi sin ser conscientes, algo que valoro de forma muy positiva. También, respecto a la Educación Social, a lo largo de mi participación en Las Latas he podido profundizar en la perspectiva de género e incluirla en la práctica profesional.

Por otro lado, he aprendido que siempre debe haber un espacio destinado a la creatividad, algo que Asociación Garaje siempre pone en práctica, de una u otra manera. Es un espacio que existe para que todas nuestras ideas locas fluyan y se ordenen: nos hace libres. También he aprendido sobre el terreno conocimientos, técnicas y recursos para llevar a cabo la práctica profesional, más allá de lo que se estudia teóricamente, y gracias también a la supervisión de las y los profesionales de Asociación Garaje.

Para terminar, en cuanto al trabajo en equipo, lo valoro como especialmente bueno y enriquecedor. Nos hemos comunicado en todo momento de manera adecuada y por ello considero que ha sido una buena forma de aplicar la parte teórica del trabajo en equipo. Así que, creo con certeza que ha habido un progreso importante en mí y sé que en futuras prácticas profesionales como monitora iré adquiriendo experiencia y soltura, así como empleando todo lo que he aprendido en el proyecto Las Latas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *